viernes, 20 de abril de 2012

Cindy Crawford habla de su parto en casa (Parte 1 de 4)

Traducción libre de una entrevista realizada en 2010 por My Best Birth a Cindy Crawford acerca de su parto en casa. (Parte 1 de 4).


Cuando me quedé embarazada, estaba viviendo en Nueva York prácticamente todo el tiempo aunque tuviéramos un lugar en Los Ángeles y supongo que pensaba que iría a un hospital de Nueva York y pediría una epidural… así es cómo mis hermanas tuvieron a sus bebés y bueno, tuvieron bebés sanos, eran grandes madres… y ese era mi plan. Y una amiga mía cuando estaba de 20 semanas me invitó a asistir a una clase de yoga con G., era una clase de yoga prenatal. Y en esa clase, G. comienza a recordarnos que no estamos enfermas cuando estamos embarazadas, en todo caso, somos más fuertes cuando estamos embarazadas, por qué se daría el caso que Dios o quienquiera en que creas te hiciese más débil? Eres más fuerte y las mujeres han estado dando a luz durante millones ("gazillions") de años…


Yo ni sabía que la gente lo seguía haciendo, no tenía ni una sola amiga que me hablara o siquiera pensara en un parto en casa. Entonces, a través de G pensé 'wow, wow, de verdad que se puede hacer esto?' Y ahí fue donde empecé mi viaje para de alguna manera ver mis opciones.

Primero fui al hospital Roosevelt porque sabía que tenían una planta de nacimientos, ya sabes, con matronas. Pero a través de ir conociendo a gente diferente, parecía como si o estás en casa o estás en el hospital. Y sentía que intentaría quedarme en casa tanto como pudiese.

La primera persona con la que hablé sobre ello fue mi marido y su primera reacción fue 'por qué? Tenemos seguro. Por qué querrías hacer eso?' Él pensaba, supongo que él pensaba que era cosa de gente del pueblo que tenían a los hijos en casa ("backcountry people having babies at home.") Eso era lo que significaba para él el parto en casa. Pero creo que era lo suficientemente inteligente como para por lo menos dejarme recopilar tanta información como pudiese y además, creo que se dio cuenta que al final, yo era la que lo estaba pasando, y por eso yo podía elegir.

Y luego, la verdad es que no se lo conté a mi familia porque sentía que no quería que ninguna negatividad ni miedos de nadie me impactaran. Y recuerdo que sí que se lo conté a una de mis buenas amigas y ella me decía 'estás loca, eso es de locos! No es seguro', y mientras tanto, ella nunca había leído ni un artículo sobre el parto en casa, no sabía lo suficiente como para proyectar eso sobre mí y creo que esa experiencia me hizo pensar 'sabes qué? Voy a guardarme esto para mí.' Y cuando la gente me preguntaba 'donde tendrás a tu bebé?' yo le decía 'oh, en S. con mi doctor'.  Diría eso y eso les hacía sentirse bien, esa era la respuesta correcta. Y recuerdo llamar a mi suegra después de haber tenido al bebé y me dijo 'en qué hospital estás?' y dijimos: 'no, estamos en casa, decidimos tenerlo en casa.' Pensaban que lo había decidido en el último momento, 'oh, creo que quiero tener al bebé en casa', - que no era el caso - pero el caso es que no quería que la gente se preocupase y que pusiese eso sobre mí porque yo me sentía bien y me sentía cómoda.

Parte 2 de 4.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tu opinión cuenta

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...